El encuentro nazarí

El encuentro nazarí


Una parada,
un café,
una mirada,
un no se qué…
ella,
blanca como la luna,
rubia como un lucero,
ojos verdes aceituna
ojos verdes malagueños,
él,
gaditano trigueño
y ese porte de torero,
labia de conquistador
maneras de seductor.
Pude verlos sonreir
cuando se conocieron,
una tarde de febrero
en la tierra nazarí,
y con un beso sellaron
lo que querían sentir.

(a mi amigo Manolo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *