Marimba

(Microrrelato creado para un reto de Sttorybox, inspirado en la canción Sway de Michael Buble. Os invito a escuchar la canción y leerlo).
___________________________

Marimba

-¿Bailamos?
La pregunta le pilló por sorpresa. Aún estaba acomodando sus cosas en la taquilla, cuando escuchó la voz melosa de Ricardo detrás de su nuca. Sabía su nombre porque estaba en boca de todas las chicas de la clase.
Nora tuvo un día de lo más ajetreado en la oficina, apenas tuvo tiempo de comer un sandwich y darse una ducha rápida al llegar a casa, antes de coger el metro y acudir a la carrera al salón de baile. ¡Odiaba las prisas! Para colmo ahora estaba medio empapada, fuera estaba lloviendo a mares.
(Precisamente hoy… con la pinta que debo hacer!)
-Ey, tranquilo, ¿a qué viene tanta prisa?- dijo sin poder evitar esbozar una sonrisa al darse la vuelta. Aquel chico cubano le gustaba.
-Es que si espero se me adelanta el rubiales ese que siempre baila contigo.
-¿Quién, Joshua?
-No sé cómo se llama, pero… ¡baila fatal! Apúrese señorita, ¡vamos a bailar!- la cogió suavemente de la mano y la llevó al centro de la pista…
Océano que me acompañas, océano de mar salada, que hoy, conmigo bailas, tu cuerpo y el mío, moviéndose al compás, como las olas del mar cuando el viento las arrastra. Océano azul, que por fin, estás conmigo, a mi lado siento tu corazón, latiendo junto al mío, mezclándose con el sonido de la marimba, con la música de viento y cuerda, mis ojos… sólo te ven a ti, bella mujer, pues nunca antes sentí lo que siento contigo al bailar, al tu cuerpo con el mío rozar, que te dejes llevar, al ver tus caderas balancear, tu pelo rojizo brillar, oler el aroma que emana tu piel, pura esencia de canela, mis ojos sólo te ven a ti, como si aquí no hubiera nadie más, cómo si estuviéramos hechos para volar, volar al son de la marimba… he sentido el frescor de tus labios sin apenas rozarlos en el último paso, el brillo de tus ojos me volvió loco, bailar contigo esta canción me supo a poco.
Al acabar el tema, la profesora se acercó a ellos y les dijo que habían sido la pareja elegida para participar en el concurso del próximo sábado noche en la sala Paradise.
Y el sábado, la música volvió a sonar y sus cuerpos volvieron a bailar…
Marimba que suenas
cuando cae el día,
contágiame
tu alegría…
¡ven conmigo
a bailar!
Mueve tu cuerpo
al compás
del mío,
déjate llevar,
tú serás
las olas del mar,
yo el viento
que las moverá,
que suene
la marimba
la trompeta
y el chelo,
que yo quiero
ser
tu compañero,
bailar contigo
cuando caiga
el día,
océano y cielo
viento y marea,
tu yo
en la pista
cumpliendo sueños,
juntando
música
baile
y deseo.
Desde aquella tarde, Ricardo y Nora fueron pareja, no sólo de baile y continuaron ganando concursos…
FIN
_____________________________
https://youtu.be/osgGQ-SOWsE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *