Maldito Satanás

Maldito Satanás


Maldita mi estampa
maldito el demonio,
que cada vez que quiero
de él escaparme,
corriendo va,
y viene a buscarme.
Maldita su capa roja,
color del fuego,
en tus propias llamas
tú, y no yo,
Satanás,
te quemarás…
pues conmigo,
por más que lo intentes,
tú no podrás.
Ni tú,
ni todas las brujas del mundo…
ni las que quieren
en tu hoguera quemar su libro,
ni las que mienten
más que lo que está escrito.
Por eso,
podrás dejarme sin casa,
podrás dejarme sin nada,
mas nunca de mí
tú sacarás tajada.
Yo te maldigo,
maldito Satanás,
y juro por Dios,
que conmigo,
jamás podrás.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *